Sede: APOLa Bogotá

lo real en lacan no es la sustancia viva